Los Lacandones: protectores mayas de la selva chiapaneca

Los Lacandones: protectores mayas de la selva chiapaneca

En la selva chiapaneca, se encuentra una importante comunidad indígena conformada por los Lacandones. Gracias a ellos, se han mantenido vivas muchas tradiciones mayas, además su papel como protectores del ecosistema es invaluable. 

Desde hace siglos, esta comunidad ha habitado estas tierras. Por esa razón, guardan una profunda conexión con la selva. Destaca su herencia maya, lo que los distingue como defensores de la biodiversidad.

Conocer a los Lacandones representa un viaje por la historia para adentrarnos en sus tradiciones, sus creencias, su cultura. Además, cuentan con habilidades excepcionales para pintar murales y tejidos.

Los Lacandones: Resumen e historia

Los lacandones son un grupo indígena de origen maya. Su nombre proviene, precisamente, de la selva donde habitan, Lacandona, o también llamada Desierto de la Soledad. Se ubica en la frontera de México, Chiapas y Guatemala. 

Se llaman así mismos como hach winik o verdaderos hombres. Han conservado su lengua, el chorti, un idioma que se deriva del maya. En tiempos pasados, existieron dos grupos que habitaron la región. Los primeros se resistieron a los españoles en el siglo XVI, luego se trasladaron a otra región y fundaron Sac-Bahián.

El grupo de los nuevos lacandones llegó a finales del siglo XVII, y son el resultado de la mezcla de los mayas del Yucatán, así como el Petén de Guatemala. Hoy en día, existen cercos culturales en la región.

Modo de vida de Los Lacandones

Los Lacandones desarrollaron su sistema de subsistencia basado en la agricultura y el aprovechamiento del agua de la selva, provenientes del río Usumacinta y las lagunas que rodean la región. La ganadería también forma parte de sus actividades económicas, 

El pueblo todavía preserva su religión ancestral. Para ellos, es necesario el permiso de los dioses para ocupar el cultivo, con la finalidad de no ser castigados por enfermedades. Sus dioses están ordenados jerárquicamente, con divinidades que habitan en corrientes de agua, además de aquellas de carácter solar, celeste o lunar.

Características de los Lacandones

Esta comunidad indígena se distingue por características que los identifican como grupo étnico, algunas de las más destacadas son:

Organización social

Su estructura comunitaria es jerárquica. De esta forma, la comunidad es el núcleo central de su vida social y económica, mientras que su estructura interna se basa en roles y responsabilidades claramente definidos.

Se organizan en unidades familiares o ch’olob, compuestos por el padre, la madre y sus hijos. Las casas están dispersas, pero siguen estando dentro de la comunidad y cooperando con ella. 

Por otra parte, cuentan con un consejo de ancianos que está a cargo de los líderes más sabios y respetados. Representan un papel valioso para implementar normas, resolver conflictos y preservar las costumbres ancestrales.

Relación con la naturaleza

Debido a que los Lacandones desarrollan sus actividades en la selva chiapaneca, guardan  una profunda conexión con la naturaleza y viven en armonía con su entorno natural. La selva es considerada sagrada y es una parte integral de su vida cotidiana y sus creencias espirituales.

Cosmovisión

Los Lacandones tienen una cosmovisión que se centra en la interconexión entre los seres humanos, los animales, las plantas y el cosmos. De esta forma, ven a la naturaleza como un ser vivo y sagrado. Además, creen que existen espíritus y deidades en cada elemento natural.

Murales

Otra importante característica de este grupo indígena son sus murales, que representan escenas de la vida cotidiana, rituales y mitos. Para su elaboración, utilizan pigmentos naturales obtenidos de plantas y minerales. Adornan las paredes de sus casas y estructuras comunitarias.

Tejidos

Además de artistas, los Lacandones son hábiles tejedores y cesteros. Así, utilizan fibras vegetales y técnicas tradicionales para crear bolsas, cestas y otros objetos utilitarios que reflejan su habilidad artesanal.

Deja una respuesta